El lugar donde me viste

Tu mirada guardaba la clave de los panales,
muchacha de todas las abejas.
Ella giraba sobre mi vida
con sus alas dueñas del bullicio
y del remanso de azúcar que requiero.

Aquel pájaro llevará la tarde hasta tus ojos,
alguna terraza conservará tu brillo
entre sus más preciadas pertenencias.

Clausuradas las ventanas, áspero,
subterráneo, el lugar donde me viste me verá
sin ti, en los difusos escalones
del ayer, sentado,
las manos girando hacia el origen,
pidiendo limosna a las luciérnagas.