Memoria y poesía

PDF Imprimir E-mail

Revista Malabia número 65

Dos lecturas foráneas del Quijote


ROBERTO GENTA / Los árboles sin bosque


Montevideo, 1957-2014. Poeta, narrador, editor, gestor cultural, director y locutor de radio. Ha sido director-fundador de la revista La Crítica y de Ediciones de la Crítica.

Sus textos han sido publicados en diversas revistas, periódicos y antologías uruguayas y extranjeras.

En poesía ha editado: De puño y letra (Montevideo, 1986), Geometrías y Elegías (Mdeo., 1987), Piedra Abierta (Mdeo., 1994), Caída Libre (Mdeo., 1996), Paraíso Breve (Mdeo., 1999, Segundo Premio de poesía inédita del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay), Sangre Sucia (Mención especial en poesía inédita 2002 y Segundo premio en poesía édita 2003 / MEC Uruguay), Salida de emergencia (Madrid, 2004), Fractal (Mdeo., 2008) y Desapalabrar (Mdeo., 2014).

En 2003 editó el CD Amecedario (Ed. Civiles Iletrados, Maldonado).
Su novela El Cerco se publica en 1990 (Editorial Signos, Montevideo).

Durante siete años fue director del programa radial De puño y letra, un encuentro con la poesía y la cultura nacional (CX38 y CXA4, SODRE, Uruguay), declarado de interés cultural por el Ministerio de Educación y Cultura. Por tres años se desempeñó como columnista en CX30 Radio Nacional (Uruguay).

El grupo de rock noruego The Crest musicalizó en inglés y castellano textos de su penúltimo libro publicado.

Como gestor cultural, en los últimos diez años ha desarrollado ciclos semanales de lecturas en vivo en diversos lugares de Montevideo y Canelones, con la participación de figuras destacadas de la literatura uruguaya.




POEMAS


No está buscándote.
No sabe que lo buscas en el aire
en paredes
entre piedras ignoradas por el viento.
No sabe/ no está
no espera en ningún sitio/ a nadie espera
porque se aguarda a sí mismo
y hay todo lo que no es él
y debe esconderse de la sombra/ de extranjeros
de vísceras calientes/ de su propio esqueleto
de palabras.
No dice estoy en el vacío
Dice soy el vacío y apenas puedo distinguir mi cuerpo.




Prepara la valija
llénala de nada
solamente un libro
una toalla
un revólver.
Tómate el primer ómnibus
bájate en cualquier parte
y camina entre desconocidos
hasta perder los zapatos
hasta que la valija pese
y con el arma en la mano
en otras direcciones
sigue hasta encontrarle
hasta saber qué rostro tiene el muerto
cuál es la cara del asombro —si hay asombro—
cómo será el grito —si es que hay grito—
antes del estampido.
Antes
de apoyar el metal en tu cabeza.




No sabíamos madre.
No concurrimos al templo.
No sospechamos la sombra.
Fuimos enemigos de Dios
y entre píldoras y viento
nos fue desnudando lo siniestro
en el áspero gozo
de la vigilia.



______

Nota actualizada y textos del libro Los árboles sin bosque. (HR)