Meleck Vivanco, iluminada por el fuego

PDF Imprimir E-mail

Meleck Vivanco, iluminada por el fuego


Nota y selección de textos:
Héctor Rosales

Barcelona, agosto 2013



María Meleck Vivanco nació en Valle de San Javier (Córdoba, Argentina) en 1921. Hay muy pocas poetas contemporáneas de aquel país −o de cualquier otro− que hayan desarrollado una obra tan personal y genuina como, al mismo tiempo, tan apartada del gran público y de los cánones oficiales de las letras en castellano.

Meleck Vivanco

En los escasos textos sobre su obra se suele vincularla al primer grupo argentino de poetas inspirados en el surrealismo, que Aldo Pellegrini reuniera en su Antología de la Poesía Surrealista a mediados del siglo XX. Desde la perspectiva hispanoamericana, estos autores fueron pioneros en adherirse al movimiento originado en Francia, destacándose nombres como los de Francisco Madariaga, Juan Antonio Vasco, Enrique Molina, Oliverio Girondo, Julio Llinás, Carlos Latorre o Juan José Ceselli. María Meleck Vivanco tuvo su sitio dentro de aquel círculo, aunque, quizás por la personalidad independiente de la autora, su poesía no cobró la difusión de algunos de sus compañeros.

Esta personalidad y la fidelidad a sus propias letras se mantuvieron intactas hasta el final, ocurrido el 8 de noviembre de 2010 en Portezuelo (Maldonado, Uruguay), donde la escritora se había refugiado en sus últimos años.

No recuerdo ahora con exactitud cuándo recibí por primera vez una carta de María Meleck. Debió ser hacia 1995, me parece. Pero recuerdo con mucha claridad su impetuosa caligrafía, torrencial, cercanísima. En algún rincón indicó como nexos para su iniciativa epistolar dos fuentes muy valiosas. Por un lado nuestra común y querida amiga, la poeta uruguaya Orfila Bardesio, una creadora de la misma raza mística, telúrica y visionaria que la propia María, o de otras autoras como Marosa di Giorgio, Olga Orozco o Concepción Silva Bélinzon, leídas entre sí, cada una dueña de su voz, y con diversos lazos de amistad personal. Orfila aportó los datos de mi domicilio y comentarios sobre mis letras. La otra vía de contacto también vino por la lectura, en este caso la de su amigo Enrique Molina, a quien no traté en vida, y del que me honra su interés como lector.

Desde entonces cruzamos cartas y libros, poemas sueltos (impresos, fotocopiados, inéditos), postales y algunas fotos. Siempre por correo tradicional. En aquellas cartas llegaba la poeta entera, transparente, confesional, con esa fuerza tan característica en sus versos, que en los papeles manuscritos se multiplicaba dando muestras de su vehemente manera de vivir.

Directa o indirectamente, más adelante sumando la comunicación de su hija Juana Guaraglia (periodista y escritora), el universo Meleck Vivanco ha seguido muy próximo a mis días, pudiendo comprobar cómo se va revalorizando, felizmente, el caudal de una poesía que trasciende las expectativas de su autora.

María Meleck María Meleck solía justificar su proceso creativo como fruto del azar, del destino, de un don de la naturaleza. En este aspecto su descripción coincide −en parte− con los testimonios que escuché de Marosa di Giorgio (principalmente) y Orfila Bardesio para sus trayectorias particulares.

Hay en esta clase de autoras una suerte de revelación, unas raíces inspiradoras que suministran imágenes, secuencias, derivaciones, sentimientos y, tantas veces, interrogantes a los poemas.

Si bien Breton ponderaba las virtudes de la escritura automática (que no niega para sí nuestra poeta), no estoy tan convencido de que se aplicara sólo este recurso en la mayor parte de los textos de Meleck Vivanco.

Se trata de una obra llena de pasión, de pulso romántico al estilo alemán, con una vertiente humanística muy profunda, y la plena convicción de que vida y muerte (dos caras de una misma moneda) ruedan con nosotros bajo leyes que no podemos comprender pero sí aceptar, con gozo y con dolor, hasta sus más remotas consecuencias.

La poética de María Meleck mantiene una constancia formal que no es común en una escritura automática, descuidada, inconsciente. Es una escritura vigilada en su expresividad, hay un lenguaje al servicio de los hallazgos metafóricos, del ritmo, de las sensaciones que deben llegar al lector. Aunque María afirmara lo contrario, posiblemente abrazada a la explosividad de sus sentimientos y su obediencia a los designios de la tierra, el hilo de fuego que cose la estructura de su obra está sostenido con firmeza y con indudable voluntad literaria. De ahí parten sus iluminaciones, las búsquedas de su voz, lo que aparece en el intenso tránsito de la mirada de sus versos.

“Me he quedado con las apariciones de mi corazón”, dice en uno de estos versos. Y sin escapar a los golpes, añade en otro: “Peso y tamaño de ingratas piedras sobre mi corazón, / marcado por la tempestad y los colmillos de la vida”. La suma de estas y otras heridas no margina su apuesta por la sensualidad, la creencia en un Dios plenamente justo y ausente en las religiones, el amor a todo ser vivo (empezando por las personas más necesitadas), el culto a la libertad y, por supuesto, a la poesía, compañera de todos los viajes.

“Únicamente pido calidad, emoción y misterio”, declaraba Meleck Vivanco como lectora en una entrevista de febrero 2007, publicada en internet (la recomendamos con un enlace al final de este trabajo). Tres principios que certifican el gusto nada inocente (“ni automático”) de una poeta que supo valorar con fino criterio los numerosos textos que llegaron a sus manos.

Desde esos mismos principios partieron sus títulos editados: Taitacha Temblores (1956, poemas quechuas), Hemisferio de la Rosa (1973), Rostros que nadie toca (1978), Los Infiernos Solares (1988), Balanza de Ceremonias (1992), Canciones para Ruanda (1997), que se reeditó póstumamente junto a Mar de Mármara / alucinaciones del azar (2011). En María Meleck Vivanco / Antología poética (Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires 2008), volumen del que seleccionamos varias piezas a continuación de estas líneas, también se incorporan poemas de libros inéditos, que deseamos vean la luz en fechas tempranas.

Meleck Vivanco ha recibido las siguientes distinciones: Libro de Oro (Lima, 1956), Segundo Premio de Poesía de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (1978), Premio Fundación Argentina para la Poesía (Colección de Poetas Contemporáneos, Buenos Aires, 1988), Premio de Poesía del Fondo Nacional de las Artes (Buenos Aires, 1991), Premio UNICEF (Nueva York, 1996), Premio Universidad de las Letras (La Habana, 1997) y Premio Fundación Sociedad de Los Poetas Vivos (Buenos Aires, 1998).

En 1978 fue invitada al Tercer Congreso Latinoamericano de Mujeres Escritoras organizado por la Universidad de Ottawa. Y en 1999 al Congreso Internacional del Surrealismo en el Tercer Milenio, efectuado en Roma.

Los últimos años en Portezuelo los pasó en una casita muy cercana –dentro del mismo terreno− a la vivienda de su hija, quien me envió diversas fotos del entorno de la poeta. Una cálida sencillez está presente en la mayoría de las imágenes, y la naturaleza, como en los tramos más significativos de su vida, dominando el paisaje y ya tomando definitivamente las riendas de su espíritu.

Fue una etapa muy difícil por los problemas de salud. Aun así los libros y la gente querida le dieron fuerzas para mantener su comunicación y la llama de la poesía.

Con letra firme escribe en septiembre de 2009 una afectuosa dedicatoria en la citada Antología. No supe de ella hasta un año y pico después, cuando Juana remitió el volumen junto a otro título de su propia autoría, Cuentos de Frontera, aparecido en ese período y ya fallecida su madre.

El sobre llegó a mi lugar de trabajo. No lo abrí de inmediato, sino al mediodía, después de entrar en un bar del barrio a tomar un café. Minutos antes imaginaba una carta de Juana contándome los últimos meses de María; lo que encontré fue una breve nota y las dos ediciones.

La inefable impresión inicial fue que María Meleck me había escrito esas líneas en su libro desde el más allá, un más allá a mi lado, tangible como el pocillo de café y el frío en la calle y la emoción en los ojos. “… con el testimonio de mi admiración y mi permanente recuerdo.” Leí varias veces esa línea como si yo la estuviera escribiendo para la poeta, y no al revés, mientras reconocía su sincera y generosa afirmación.

No había azar en la dedicatoria y sí en mi gesto siguiente, el de leer un verso del libro abriendo una página cualquiera. Como si un pequeño relámpago encendiera la hoja de papel, aparecieron (lo juro) estas palabras: “Y trasponer la muerte / Sólo en tus ojos, intercambio mi espejo.” El mensaje me envolvió hasta casa. Fui observando los detalles del panorama, las calles, un parque, varios transeúntes. ¿Se asomaría en algún momento María Meleck bajo otro signo? ¿Debería interpretar alguna señal más en la piel y en la memoria de ese invierno barcelonés?

Tuvieron que pasar meses para releer la Antología, elegir varios fragmentos y evocar a la poeta argentina en estas letras de agosto. Localicé su última imagen en mi haber, esa leve silueta recortada sobre la puerta de su cabaña que, espero, los editores colocarán al principio de esta reseña.

Creo que allí María Meleck Vivanco sonríe, transmite todavía su enérgica lección vital que la traspone hasta aquí, cuando de nuevo, eternamente, nos intercambia su espejo iluminada por el fuego.



____________________________



Un solo delfín  No sé dónde lo rescató mi sangre
Caminaba hacia los álamos, flameados de
atardeceres y colibríes magníficos
Y no pude hacer
pie en mi propio ataúd
Así, con los velos chamuscados que no me pertene-
cían, alcancé la raíz y me sostuve en su furia
Como si de golpe la luna, vaciara su licor en el
rugido de mis manos




RECLINATORIO DONDE LA VIRGEN




Mi arrobamiento se suma a los conjuros de la
sombra  A la savia picante y sensual de los paraísos
abstraídos  Como ala de abanicos angélicos que
refrescan la turbulencia de la tierra
Mientras la luna exhala su perfume animal, me
instalo soberana en los jergones del monte  En los
remiendos estrellados del viento
Llegan los marginados de la procesión  Abren el
follaje y se reparten los manjares deliciosos y las
naranjas profundas  El rocío distrae más allá de la
fiesta  Y obedezco al pulso salvaje de ruidos
luminosos
Fruto de la compasión, la niña alisa sus cabellos con
peine de palo santo  Y el ave infiel se despereza
entre las flores
Amo las chimeneas desoladas  Y suspiro la púrpura
en el reclinatorio, donde la virgen descansa su
cabeza

Ahora las máscaras, se prueban corazones alrededor
de mi casa




Abandono la expedición  Estoy tan indefensa con
estas travesuras del alma
Los crematorios del espanto  La piedra estática
Esta cordura
Esta maniobra empecinada de la cacería  El llanto
de los perros que no dejan dormir  La exhibición
del placer frente a un extraño  Y también la
inocencia con su gala blanquísima  Me confunden
las leyes de rotación, como si fueran vientos
encontrados de frente
Lucifer recoge su cabello y su gota de sombra
Por detrás del rezadero de la isla

Mientras las bestias domesticadas sueñan  Siento el
levísimo temblor de sus párpados




Y el valle violento es como un matuasto al sol
Galopado de turbulencias

Volvía del castigo  Y recordé los tártagos
Donde enredaba música la luciérnaga triste con
instrumentos traídos de la guerra
La huida a contraluz  Los corredores que sepulta la
tierra gris y el viaje de la aurora  Cuidan mi corazón
Mi vino pálido que noche a noche sorbe la metralla
Yo he intentado morir  Y no he podido  Desciende
el viento pero nunca muero  Quema lágrima heroica
en carne que supura tanta impiedad  Tanta neblina
ansiosa

Dios proteja esta herida dulcemente  Y entorne las
ventanas del espejo




Con largos bramidos de luna, dibujé animales
que habrían de conocer mi nombre  Y en el furor del
aguacero, olí una doble hilera de perfumes  Los
duendes del insomnio y el cielo rojo, incendiaban la
hierba
Extrañamente cruel, refundada en espejos que
cortaban el aire, opté por la aventura  Por la
oropéndola devoradora de su propio capullo
Los tiernos cirujanos, desangraban las flores como
si fueran mis costillas

Entonces, permanecí desnuda sobre la mesa helada
del hospicio




Busco la lengua y su santuario silencioso
El ave surge cubierta de restos coralinos y los
amantes de la sombra, nadan boca arriba entre cristales de hielo
No todas las pasiones son solitarias, sino que como
sino que como niños expectantes, atrapan las alegrías del donaire
Por fin, y aunque nos duela, lo real aparenta la
irrealidad  Y las formas que atraviesan los ojos, son
extrañas recompensas del deseo

Asesorada por el viento, retirarme al futuro
Cumplir la poesía



__________________________________


Entrevista a M. M. V. por Rita Kratsman y Selva Dipasquale, febrero 2007.
Incluye una selección de poemas al final:

http://entrevistameleck.blogspot.com.es/