Flato

PDF Imprimir E-mail

Flato

Comunicado del Presidente
Presidencia de Estado
Gabinete del Comisionado de ANÁLisis
Gobierno del Planeta


Queridos ciudadanas y ciudadANOs del Planeta. Me dirijo a todos vosotros en estos momentos difíciles porque es mi deber como persona y como representante democrático vuestro, y no quiero ni debo eludir esa responsabilidad. Desde este Gobierno nunca hemos perdido la fe en el ser humANO y en estos momentos de preocupación, seguimos alimentando la confianza en el futuro.

Hace prácticamente un siglo las estructuras económicas, sociales y democráticas de todo el Mundo estuvieron al borde de la catástrofe general en la Crisis del Petróleo del año 2038. Los primeros pasos de una nueva conflagración global estaban ya dados: el respeto por la vida humana  se encontraba en vías de extinción y en muchos lugares las armas hacían sonar ya su lenguaje de violencia con terribles enfrentamientos y miles de muertos. El petróleo, así como el resto de combustibles fósiles, se encontraba prácticamente agotado desde hacía décadas, aunque los datos oficiales estaban convenientemente falseados por no alterar los monopolios del mercado. Las energías solar y eólica no producían suficiente, siempre a remolque de los cambios climáticos causados por la irresponsabilidad energética, como para satisfacer la demanda creciente. La rápida proliferación de centrales nucleares no respondía a los parámetros de seguridad y sembraba la radioactividad por doquier, condenando a centenares de miles de personas y a las futuras generaciones a enfermedades y mutaciones. Las apuestas desesperadas por un biocombustible vegetal habían provocado la hambruna en las tres cuartas partes del Planeta que precisamente menos recursos energéticos utilizaban, con sus no menos preocupantes consecuencias en epidemias sanitarias. El nerviosismo de los Gobiernos más poderosos era patente, siendo conscientes todos ellos de que la única manera de mantener su cuota de consumo era eliminar la mayor parte del resto de consumidores. Ante este desolador pANOrama fue difícil mantener la esperanza, pero aquello que se nos antoja más irrealizable algunas veces acontece.

En medio del caos la aparición de la nueva propuesta energética del Doctor JuliANO CorRECTO abrió un nuevo camino a la Humanidad. La fuente que necesitábamos para cubrir las necesidades de progreso estuvo siempre al alcance de la mANO, en nuestro propio organismo, a la espera de que alguien cayera en la cuenta de su posible uso. El ilustre Doctor reparó en la producción natural de GASes que tiene lugar en los aparatos digestivos de los animales, el FLATO. No se trataba únicamente de nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, hidrógeno o metANO (ya sean ingeridos o producidos por microbios del aparato digestivo), como pudiéramos encontrar corrientemente en la atmósfera, sino que debido a la ruptura de proteínas (anteriormente denostadas como causantes del mal olor) se les suman el ácido butírico, compuestos del azufre como sulfuro de hidrógeno y el disulfuro de carbono, así como partículas aerosolizadas de EXCREMENTOs, que en interacción con los GASes multiplican exponencialmente sus capacidades. Pero una circunstancia más hizo que su descubrimiento no fuera únicamente en el campo de las energías sino que también significara una revolución social de amplísimas implicaciones.

Ante el problema añadido de que el metANO era uno de los GASes responsables del agujero de la capa de ozono que había convertido el cáncer de piel en una patología universal, no debemos pasar por alto que los PEDOs del ganado generaban el 17% de las efusiones de dicho GAS,  estudios llevados a cabo por su equipo de ANAListas  medioambientales determinaron que únicamente una de cada tres personas emitían metANO en sus flatulencias y una vez identificada la bacteria alojada en la apertura ANAL que produce la mayor parte del GAS, ésta fue eliminada sistemáticamente con vacunas totalmente efectivas. El Planeta no sólo disponía de una potente energía totalmente inocua para el medio ambiente, sino que toda persona por el mero hecho de existir disponía de un capital inagotable de riqueza. Con una media de entre 0,5 a 1,5 litros de FLATOs diarios a nadie le faltarían los medios de sustento.

Con sus de doce a veinticinco PEDOs diarios todo ciudadANO es dueño de un inagotable capital: el Doctor CorRECTO liberó al ser humANO de la esclavitud de la plusvalía. Al mismo tiempo que acabó con la crisis energética eliminó las clases sociales y sus luchas milenarias. Los poderes establecidos no pudieron hacer frente a esta corriente emancipadora que germinó en todos los confines del Planeta, los hambrientos y los pobres de todos los lugares derrocaron con su poder a los ya bastante debilitados gobiernos del dinero. Desde aquel día en que empezamos a contar nuestra nueva Era del FLATO, la mujer y el hombre eran, al fin, libres e iguales todos ellos entre sí. Aquel que tuviera ANO era rico. Un solo Estado se erigió con la única misión de cANALizar el nuevo maná energético, ya no habría disputas ni envidias, la paz perpetua que tantos filósofos perseguían en los campos de la utopía, era una realidad. Un nuevo orden se extendió rápidamente por todos los rincones, una nueva sociedad empezaba a construirse. El CULO y sus relativos, históricamente motivo de vergüenza, alcanzan en los nuevos tiempos la mayor dignidad.

Las costumbres fundadas en tradiciones autodestructivas comenzaron a cambiar hacia los hábitos saludables de nuestros días. Los ciudadANOs y ciudadanas empezaron a lucir su CULO con orgullo, desarrollándose un enorme interés por la estética NALGAr, arrastrando a la cirugía y la moda que no tardaron en adaptarse a los nuevos cÁNOnes de belleza. Aquellos que antes mal llevaban lo que equivocadamente se había dado en llamar enfermedades estomacales e intestinales, como la aerofagia o las diarreas varias, son hoy los más honorables y distinguidos miembros de la comunidad, no cejando ésta de ensalzarlos como modelos a seguir para nuestra juventud.

En la sociedad del auténtico bienestar las personas se entregan unos a otros sus PEDOs como el regalo más preciado, siendo síntoma de distinción los más exóticos aromas que las industrias perfumeras han sido capaces de implantar. Incluso los hábitos sexuales se han desplazado hacia las prácticas ANALes, con la total normalización de las diversas combinaciones sodomíticas y del beso negro, que si bien han llevado a la definitiva integración del colectivo homosexual, han generado nuestra, hasta hoy, única laguna social: el descenso preocupante de la natalidad, al que el Gobierno del Planeta sigue poniendo remedio con el Servicio Reproductor Obligatorio.

La lengua, paradigma de lo humANO, también transformó sus usos con las conquistas sociales. Las palabras que contienen “FLATO”, “ANO”, “PEDO”, “CULO” y demás términos relacionados con el nuevo maná, como FLATOso, ÁNOdo, cuadrúPEDO o tubérCULO han pasado a ser de uso cotidiANO, remarcando la excelencia de esos elementos con la utilización de las mayúsculas. Algunas expresiones antiguas han cambiado radicalmente de sentido, como es el caso de “vete a la MIERDA” que ha pasado a ser la despedida formal más habitual, “ir de CULO” que ahora hace referencia a lo mejor que pueden irle a uno las cosas o “CAGARse en alguien” como deseo de la más buena voluntad; cuando en tiempos del capital remitían a las peores significaciones. La traducción de todos estos cambios en el terreno del arte ha sido también relevante. Tratados anteriormente firmados bajo pseudónimo por lo que atrás se entendía como demasiado mundANO, ahora conforman las más ilustres bibliotecas; los bustos han pasado a segundo plANO a favor de las NALGAs; la pintura ha ampliado su paleta con todo tipo de tonos de emisión RECTAL y la música, la más elevada de las artes actuales, nos deleita con sus magníficos coros de FLATOs.

La alimentación, con graves alteraciones nutricionales en el pasado, es hoy día fundamental en la cimentación de nuestro sistema económico y energético. Los cultivos de alimentos ricos en carbohidratos complejos, en particular los que contienen oligosacáridos como la inulina, se extienden por la mayor parte del territorio. Cebollas, batatas, castañas, brócoli, coles, alcachofas…  y por encima de todas ellas, base de todas nuestras comidas, la judía, cuyos carbohidratos resistentes a la digestión, pasan al intestino delgado casi sin modificar y, por ello, al llegar al intestino grueso sirven de gran alimento a las bacterias que producen una alta cantidad de GAS. También la leche, en el campo ganadero, comporta una elevada producción de PEDOs, pero al ser producidos por ganado son un gran productor de metANO, motivo por el cual este alimento debemos tenerlo controlado bajo un estricto cálCULO.

Para un mayor rendimiento y una reducción de los costes de transporte las plantas de tratamiento de FLATOs, así como las grandes masas de población, se han instalado en el territorio con las mejores propiedades de cultivo de la judía. La investigación genética en este campo ha conseguido aumentar exponencialmente las capacidades en carbohidratos complejos sin que esto dañe el tramo final del aparato digestivo, optimizando así los recursos. De este modo es como se originó Ciudad ANO, gran metrópoli del Planeta en la que se concentran mil quinientos millones de habitantes, el 90% de la población global, e insignia del progreso ilimitado. Nuestro sistema nos ha permitido universalizar las condiciones de vida óptimas para el corRECTO desarrollo de la persona en todas las facetas de la existencia y regenerar por completo el medio ambiente del Planeta que tan deteriorado habíamos heredado de nuestros antepasados, ofreciendo unas expectativas de futuro nunca vistas en la historia de la Humanidad.

Pero una cuestión que a primera vista carecía de importancia, ha ido aumentando su relevancia a medida que pasaba el tiempo y no se reparaba en ello. Desde la Jefatura del Estado hemos intentado mantener la normalidad para evitar que cundiera el pánico entre la población difundiendo mensajes de tranquilidad y de control de la situación. La cuestión que hoy nos resulta motivo de gran preocupación es que la concentración de ciudadANOs y ciudadanas, y por ende de explotaciones energéticas, ha supuesto ha supuesto la alteración del equilibrio natural del Planeta, debido a las altas presiones que durante décadas miles de billones de PEDOs en un único sentido, teniendo como consecuencia directa que el Planeta se ha apartado de su trayectoria ordinaria. El Gobierno, al frente del cual me encuentro y del que asumo toda responsabilidad, ha puesto todos los medios posibles a trabajar para paliar la situación, pero por desgracia ésta ha resultado incorregible, pues el descenso global de las temperaturas ha hecho disminuir el número de FLATOs por habitante y ha sido imposible contrarrestar la presión con una de signo contrario. La esperanza de que otro Doctor CorRECTO aparezca no ha abandonado nuestras mentes, así como tampoco lo ha hecho la fe en el género humANO, aunque no debemos obviar lo que está sucediendo: nos encaminamos a la extinción total de la especie y de la vida del Planeta. Conocéis todos nuestra honorabilidad y podéis estar seguros que a día de hoy no ha quedado una sola hipótesis sin ANALizar, pero este Gobierno ya no dispone de más opciones y, ante la impotencia, hemos decidido dimitir en pleno con la esperanza de que un nuevo equipo sea capaz de reconducir las catastróficas consecuencias de aquello que durante prácticamente un siglo nos ha dado el paraíso en la tierra. Apenas nos quedan diez días para que las condiciones meteorológicas hagan inviable la supervivencia del ser humANO, los cultivos hace ya seis meses que se congelaron totalmente y únicamente las provisiones almacenadas nos han estado permitiendo actuar con cierta normalidad todo este tiempo.

HermANOs y hermanas, si en esta vida de felicidad que habeis llevado hasta hoy aún os queda algo por hacer, no perdais el tiempo, porque los días están contados. Desde aquí os pido perdón por nuestra incompetencia en esta última y difícil situación. Lo siento. Sed felices el tiempo que queda, si eso es todavía posible.



ÚrCULO GamPEDO
Presidente del Planeta